Habilitados senderos turísticos en tres municipios de la provincia de Ubaté

Prensa Gobernación de Cundinamarca

. Cerca de 68.000 habitantes de la provincia de Ubaté, así como turistas y visitantes de la región, se verán beneficiados con los tres entornos turísticos (dos habilitados y uno en proceso)        que adelanta la Secretaría de Integración Regional de Cundinamarca, con una inversión superior a los $458 millones.

Se trata de los senderos turísticos de Simijaca, Ubaté y Carmen de Carupa, que les permiten a los nacidos en la zona y a los visitantes interactuar con la naturaleza; realizar prácticas deportivas al aire libre como caminatas y senderismo, avistamiento de flora y fauna autóctonas, y hacer turismo religioso, entre otras actividades.

Sendero turístico en Simijaca

Prensa Gobernación de Cundinamarca

En esta población se adelanta la recuperación del sendero turístico, ubicado a tan solo 800 metros del casco urbano y que data del año 1800, cuando se constituyó en camino real o de a pie para quienes se dirigían al Santuario del Sagrado Corazón o al cercano municipio de Buenavista, en Boyacá.

El cerro de La Teta en Ubaté

En este municipio, capital de la provincia del mismo nombre, se encuentra el cerro de La Teta, a solo 2,3 km del casco urbano. Hasta allí se llega a través de un camino real que conduce a las veredas Volcán y Soagá, en límites con los municipios de Carmen de Carupa, Fúquene, Susa y Simijaca. El proceso de adecuación del sendero turístico se encuentra en desarrollo.

Una vez concluida su adecuación, propios y visitantes podrán llegar con mayor facilidad al cerro, lugar ideal para realizar turismo de naturaleza, divisar fauna y flora propias, así como el Valle de Ubaté.

Sendero turístico La Laja al cerro de Chegua en Carmen de Carupa

Este sendero conduce al lugar turístico, cultural y religioso del Santuario de la Virgen del Carmen, a 3.400 m.s.n.m. La vía cuenta con señalización turística e informativa de flora y fauna nativa, instalación de bancas, canecas de aseo, barandas de seguridad, rampas y escaleras, para que los visitantes puedan transitarlo con seguridad y disfrutar de los paisajes de la región como la Represa del Hato.

El sendero de La Laja, que se ha convertido en un dinamizador turístico y religioso de la provincia, permite realizar actividades culturales, deportivas como caminatas ecológicas para interactuar con la naturaleza, alejarse del ruido y conocer a cerca de tradición e historia de la región.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Integración Regional de Cundinamarca, las obras benefician a más de 67.000 habitantes de la región, además de turistas nacionales e internacionales interesados en las riquezas naturales y turísticas de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *