Nuevo anuncio indica que estaría en el país en el 2021.

Ikea, la reconocida cadena de tiendas de muebles, decoración y hogar avanza en su intención de penetrar el mercado en Latinoamérica y, en particular, en Colombia.

Su estrategia será entrar de manera más flexible en el tamaño de sus locales, reduciendo el tradicional gran formato que hay en sus tiendas tradicionales.

Así lo plantea Stiven Kerestegian, director global de Innovación de la marca sueca, que adelantará su presencia en la región con la chilena Falabella como aliada.

El plan es abrir una docena de tiendas en Perú, Chile y Colombia, pero desde ya, la intención es llegar al mercado nacional en el 2021, luego de instalarse en el Chile. 

“Hoy en día entendemos que el formato de las grandes tiendas en las afueras de las ciudades es algo que limita a la gente, entonces estamos diversificando para ir a los centros de la ciudades y desarrollando tiendas en formatos más pequeño, y desarrollando nuestras ventas en línea”, dijo.

El alto directivo, de origen chileno, se refirió a lo que puede ser la manera cómo se podría instalar la marca en Colombia, antes de participar el viernes en la segunda edición de Copa Domestika en Bogotá.

Este es un evento en el que se encuentran diseñadores internacionales para compartir sus experiencias con creativos locales.

Explicó que en los últimos 80 años la cadena ha operado bajo un modelo de diseño centralizado en su país de origen. Ahora que abarca el mercado asiático, nuevo para Ikea, ha detectado una brecha más grande entre las necesidades de los mercados escandinavos y los nuevos países.

“En este caso estamos desarrollando un centro de innovación y desarrollo local en China, en donde se puede entender las expectativas de ese mercado en particular frente a nuestro conocimiento. Ahí hay diferencias tremendas desde el punto de vista cultural y hasta de tamaño de los espacios”, explicó el directivo.

“En Latinoamérica, Ikea entra como franquicia en acuerdo con Falabella y ahí es donde tenemos que trabajar muy de cerca para extraer su conocimiento local y al mismo tiempo sumar la promesa de la marca: entregar productos de alta calidad, a un precio muy bajo y que tengan el mayor compromiso sustentable y medioambiental”, señaló.

No descartó que en la región también se opte por montar un centro de innovación,aunque dejó en claro que los primeros pasos de Ikea en los tres países consistirá en el establecimiento como marca en un mercado muy distinto.

“Pero no hay nada confirmado en este punto, porque todavía no tocamos tierra”, indicó Kerestegian, tras insistir que la descentralización en los mercados en los que opera es la política que tiene hoy la cadena.

Reconoció que en ese proceso de conocimiento de los mercados seguramente Ikea invitará al ecosistema local a participar de lo que esté haciendo. “Esto no será solo en Latinoamérica, es el resultado de la transición del modelo de negocio de Ikea, afirmó.

Facebook Comments