Los operadores móviles le respondieron a la SIC que técnicamente era imposible bloquear la aplicación y por ende no lo hicieron después de los 30 días de plazo.

Tomada de: wradio.com.co

Por esa razón, si la multinacional no hubiera anunciado su salida del país a partir del 1 de febrero de 2020, podrían seguir funcionando normalmente en Colombia, mientras que el Gobierno o el congreso expedían la regulación.

Por ejemplo en la carta de Claro, se informó que una vez realizadas las validaciones técnicas de rigor se determinó que no es posible bloquear la aplicación completa UBER y tampoco es posible realizarlo de manera exclusiva sobre sus servicios, ya que Uber, Uber X y Uber Van, comparten recursos (hots) con otras aplicaciones de la misma empresa como Uber Eats, o con la totalidad de los servicios de la APP UBER como Uber Black, Uber Ángel, Uber Pool y Uber X VIP, que no estuvieron en la orden judicial.

Igualmente, debe considerarse que Uber al tener aplicaciones alojadas en Google Cloud y Amazon Web Services, no permite un rango de maniobra pues Claro no tiene control o injerencia sobre sus servicios. Uber pide medidas cautelares para seguir operando en Colombia Pero además, sigue la W conoció en primicia que Uber le solicitó al Tribunal Superior de Bogotá que les otorgue unas medidas cautelares, con el fin de que puedan seguir operando en Colombia. En un documento de 27 páginas, la compañía busca que se suspenda la resolución de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) que les ordenó dejar de funcionar en el país, hasta tanto no se falle la segunda instancia solicitada por Uber ante ese mismo tribunal. Esta petición la hacen argumentando que se le vulneró su derecho al debido proceso, porque “el despacho (…) profirió una sentencia que excedió el ámbito de sus facultades como autoridad jurisdiccional excepcional al fallar sin fundamento en el acervo probatorio”. Y agregó que Cotech, la firma demandante, desistió de sus pretensiones indemnizatorias, con lo cual, aseguran, “perdió su legitimación en la causa para ser demandante en un proceso de responsabilidad civil”. Es decir, según Uber, la firma de taxis habría aceptado que no sufrió daño alguno en este proceso. Sin embargo, no es su único argumento. La compañía, que está en el país hace seis años, también señala que con la sentencia se le vulneraron sus derechos a la igualdad, a la libertad de empresa, al libre acceso a las tecnologías y la neutralidad de la red. Y agrega que “si dichos daños no son prevenidos antes de su fecha de configuración, esta omisión acarreará afectaciones irreversibles a Uber (…), que no se basan exclusivamente en las considerables pérdidas económicas, sino que involucran otras afectaciones mucho más graves”. Entre estás están la terminación de las relaciones jurídicas con más de 88.000 socios conductores y el impacto a más de 2 millones de usuarios que usan la aplicación, así como de los empleados que tiene Uber en Colombia. La solicitud de las medidas cautelares se hizo el pasado 21 de enero y se busca que se dicte un fallo al respecto antes de este viernes, 31 de enero, cuando dejaría de operar Uber en Colombia. Ahora, la decisión está en manos de los magistrados.

Facebook Comments