Al menos treinta personas desobedecieron las medidas de prevención y bioseguridad en el municipio de Chía en la noche de este miércoles en la vereda de La Balsa. La denuncia de los ciudadanos que se alertaron debido a la cantidad de personas que iban llegando en diferentes vehículos y el sonido de la música iba en aumento a medida que pasaba la noche.


La fiesta en la que se delataba por el ruido, inquietó a los vecinos ya que durante toda la noche hubo movimiento de carros y domiciliarios que presuntamente abastecían de licor además, según los denunciantes, también iban personas a entregar lo que creen, eran alucinógenos.


Cansados de lo que pasaba, decidieron llamar a la policía aproximadamente sobre las nueve de la mañana y hablar con la propietaria de la vivienda donde se realizó el desorden para que explicara lo que pasaba y admitió que había alquilado sólo por una noche para que unas personas pernoctaran allí.


La propietaria del inmueble, ante la petición de la comunidad, fue a hacer inspección de lo que pasaba y fue presuntamente agredida por los de la fiesta. Finalmente la policía hizo presencia y justo en ese momento salen muchas personas a huir e intentan a atropellar a una de las vecinas, además de intentar agredir a otros habitantes del sector por defender a sus familias.


El lugar donde se llevó a cabo la fiesta, es una casa que se alquila como AirBnb, a la que la semana pasada fue alquilada a unos ciudadanos rusos, los cuales consumían marihuana como lo manifiestan los residentes del sector. Esta residencia perderá su licencia para alojamiento como venía funcionando, además del respectivo comparendo.


El Comandante de la policía de Chía, Mayor Peña, confirmó que se logró el control de la situación y que se impusieron comparendos a las personas que estaban aún en el lugar, el procedimiento inmediato de los uniformados evitó que hubiera enfrentamientos entre la comunidad y los infractores.

Facebook Comments