A partir de la medida de desconfinamiento gradual, el Gobierno Nacional definió protocolos de bioseguridad para el manejo y control del riesgo del coronavirus en el funcionamiento de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas en el país.

Este resultado se da luego de la expedición del Decreto 749 del 28 de mayo de 2020, a través del cual la Presidencia de la República amplió a partir del 1° de junio las excepciones a la limitación de la libre circulación de las personas en el marco del Aislamiento Preventivo Obligatorio, incluyendo las bibliotecas en las actividades definidas para garantizar el derecho a la vida, a la salud en conexidad con la vida y la supervivencia.

La norma permite que gobernadores y alcaldes puedan autorizar el derecho de circulación de las personas para hacer uso de estos servicios. De esta manera, y en el marco del Decreto, el Ministerio de Salud expidió la Resolución 891 de 2020, por medio de la cual se adopta el protocolo de bioseguridad para el manejo y control del riesgo de la COVID-19 en el funcionamiento de las bibliotecas.

Estos protocolos son de carácter sectorial, de obligatorio cumplimiento en todo el territorio nacional y complementa la Resolución 666 del 24 de abril de 2020, correspondiente al protocolo general de bioseguridad, orientado a minimizar los factores que pueden generar la transmisión de la enfermedad, y que debe ser implementado por los empleadores y trabajadores del sector público y privado que requieran desarrollar sus actividades durante el periodo de la emergencia sanitaria.

La apertura de las bibliotecas públicas será autorizada exclusivamente por las autoridades locales, previo cumplimiento y aplicación sin excepción de las normas contempladas en la Emergencia.

Cada entidad territorial deberá establecer su plan de apertura y de prestación de servicios, de conformidad con la situación específica de la Emergencia Sanitaria por el covid-19 y las disposiciones específicas de cada entidad territorial, así como garantizar la aplicación del protocolo general de bioseguridad y el protocolo específico para las bibliotecas.

Para la apertura de las instalaciones de la biblioteca y la prestación presencial de sus servicios, se deberán tramitar el registro, las autorizaciones y verificación de los protocolos, de acuerdo con los procedimientos y entidades determinadas en cada municipio o ciudad.

En este sentido, desde la función de la Biblioteca Nacional de Colombia como entidad coordinadora de la (RNBP) se elaboró un documento técnico de lineamientos para la apertura de las instalaciones y servicios presenciales de las bibliotecas públicas, a través del cual se establece una apertura gradual y por fases a partir de junio de 2020.

Facebook Comments