Según el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, se hallaron restos de fauna, muestras de cerámicas de los periodos colonial y republicano, vidrios, metales y otros artefactos representativos de las prácticas cotidianas de sus antiguos habitantes.
Ubicada en pleno centro histórico de Bogotá, Casa Tito, una de las sedes del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, vive por estos días procesos de intervención para su reforzamiento estructural. Durante las excavaciones adelantadas desde el pasado 20 de mayo en el patio trasero de la casa se encontró un valioso material arqueológico.
El Instituto Distrital de Patrimonio Cultural indicó que se hallaron restos de fauna, muestras de cerámicas de los periodos colonial y republicano, vidrios, metales y otros artefactos representativos de las prácticas cotidianas de sus antiguos habitantes. Gracias a estos elemento se descifrado información muy valiosa relacionada con los antiguos sistemas de drenaje del edificio y su relación con las áreas de servicio que, alguna vez, existieron en el predio.
Asociados a esos vestigios, se recuperó una muestra excepcional de cerámicas históricas de origen tanto local como foráneo que, en su mayoría, datan de la segunda mitad del siglo XIX (c. 1880). Estas incluyen lozas burdas de tradición indígena y lozas vidriadas de origen local, pero también lozas finas y porcelanas provenientes de Inglaterra y Francia. Entre los materiales más antiguos, representativos de la vida diaria durante el período colonial, se han recuperado fragmentos de contenedores de uso comercial de origen español, lozas esmaltadas al estaño provenientes de Sevilla, México y Panamá, e inclusive porcelana china producida antes de 1644.
Los restos de fauna aún deben ser analizados en detalle, aunque a simple vista sugieren que quienes habitaron la casa en el pasado reciente tuvieron una dieta rica en proteína animal, concentrada en el consumo de cerdo. Finalmente, se recuperaron muestras de sedimento en diversas áreas del patio que, mediante diversos análisis paleobotánicos, permitirán reconstruir el ámbito vegetal que alguna vez existió en este solar.
Actualmente en Casa Tito, se están realizando las excavaciones para la cimentación que dará resistencia a la edificación cumpliendo con las normas de sismo resistencia. Casa Tito por ser Bien de Interés Cultural, en cumplimiento de la ley de protección del patrimonio arqueológico, se encuentra desarrollando el Programa de Arqueología Preventiva-PAP, aprobado por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia – ICANH, según resolución 225 del 8 de mayo de 2020.
Fuente: El Espectador

Facebook Comments