Cuando la pandemia de la COVID-19 hizo que las mascarillas faciales fueran esenciales todos los días, la empresa emergente japonesa Donut Robotics detectó una oportunidad. Creó una mascarilla inteligente: una actualización de alta tecnología a revestimientos faciales estándar, diseñada para facilitar la comunicación y el distanciamiento social.


Junto con una aplicación, la máscara C-Face Smart puede transcribir dictado, amplificar la voz del usuario y traducir el habla a ocho idiomas diferentes.


Los recortes en la parte delantera son vitales para la transpirabilidad, por lo que la máscara inteligente no ofrece protección contra el coronavirus. En su lugar, está diseñado para ser usado sobre una máscara facial estándar, explica Taisuke Ono, CEO de Donut Robotics. Hecho de plástico blanco y silicona, tiene un micrófono integrado que se conecta al teléfono inteligente del usuario a través de Bluetooth. El sistema puede traducirse entre japonés y chino, coreano, vietnamita, indonesio, inglés, español y francés.


Donut Robotics desarrolló por primera vez el software de traducción para un robot llamado Cinnamon, pero cuando la pandemia golpeó, el proyecto del robot se puso en espera.
Fue a ahí cuando los ingenieros del equipo se les ocurrió la idea de usar su software con una máscara facial.
CNN

Facebook Comments