El marsupial fue encontrado en una vivienda del municipio de Chía, su hábitat natural no es cercano a los humanos, lo que sorprende de su aparición, este tipo de animales, aunque son tímidos y pacíficos, sí pueden ser portadores de enfermedades como la rabia, ya que son muy resistentes a esa enfermedad.

Mary Luz Jiménez Aguirre habitante de la Vereda Bojacá, vio que sus gatos jugaban con una zarigüeya y sin dudarlo se acercó a verificar que sus mascotas no la hubieran maltratado y a resguardarla, mientras iniciaba el proceso de aviso a las entidades correspondientes.

Gracias a una publicación en redes sociales, funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente se trasladaron hasta la casa de la señora Mary Luz, quien hizo entrega del marsupial de tan solo 60 días de nacido.

Durante más de cuatro horas, la zarigüeya permaneció en las instalaciones de la Secretaría de Medio Ambiente, en donde los funcionarios la alimentaron con, papilla y leche deslactosada.

El marsupial, conocido como Didelphis o Zarigüeya Común, llega a medir entre 45 y 60 cm de largo, y puede pesar hasta 2 kg; a pesar de su capacidad de adaptación a prácticamente cualquier hábitat, estos animales prefieren los ambientes húmedos de la jungla y el bosque templado.

Finalmente, la zarigüeya fue entregada a la CAR y trasladada a la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres de la Universidad Nacional, en donde terminará su proceso de formación.

Una labor de rescate y protección del medio ambiente, que se logra gracias a una acción conjunta entre la comunidad y la Administración Municipal.

Facebook Comments