La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca realizará el evento “Turismo de Naturaleza del Territorio CAR”, en el que hablará sobre esta importante alternativa y los principios que la enmarcan. Actualmente se conocen tres categorías: el ecoturismo, el turismo de aventura y el turismo rural, conceptos que quizá se escuchan muy a menudo pero que seguramente no son tan fáciles de diferenciar. 

Dentro del ecoturismo se destacan actividades de observación de fauna, reconocimiento de especies vegetales y marinas, senderismo interpretativo y recuperación de fauna y flora; en el turismo de aventura sobresale el buceo, el canotaje, rappel, parapente, torrentismo y montañismo, entre otras; y el turismo rural incluye actividades como cabalgatas, visitas a criaderos de especies pecuarias y conocimiento sobre el manejo de sistemas de producción sostenible en fincas, granjas o haciendas. 

En este mismo espacio, desde la estrategia de Negocios Verdes, será presentado un grupo de empresarios de la jurisdicción de la CAR, quienes cumplen con los criterios de sostenibilidad para el turismo de naturaleza y cuentan con un amplio portafolio de servicios innovador, y más importante aún, responsable con los ecosistemas en los que desarrollan estas actividades. 

En el Territorio CAR existen 20 empresas ubicadas en 15 municipios: Nimaima, Tocancipá, Cogua, Guaduas, Pacho, Zipacón, Tibirita, Suesca, Bogotá, Tabio, La Calera, San Francisco, Guatavita, Silvania y Nocaima, que se encuentran vinculadas a los Negocios Verdes de la CAR en la categoría de Turismo de Naturaleza. 

La CAR invita a conocer y promover las acciones que adelantan los empresarios del turismo de naturaleza y sus acciones en favor de la preservación y conocimiento de la riqueza natural, a través de evento virtual que será trasmitido en vivo a través del Facebook Live de la Corporación, entre las 10 y las 11 de la mañana de este jueves. 


Los principios del turismo de naturaleza:

  1. Conservación: las actividades relacionadas con la práctica del turismo de naturaleza deberán estar orientadas a la conservación de los procesos ecológicos y de la biodiversidad, en las áreas que se dispongan para su desarrollo y en concordancia con la planificación y el ordenamiento de las mismas.


2.    Interpretación ambiental: el turismo de naturaleza se concebirá como una oportunidad para educar, formar y sensibilizar ambientalmente a los visitantes acerca del respeto hacia la naturaleza y el reconocimiento y apropiación de la biodiversidad, así como las culturas asociadas al territorio.


3.    Mitigación de los impactos negativos derivados de la actividad turística: dado que cualquier actividad en torno al turismo genera impactos negativos y positivos a nivel social, ambiental y económico, se propenderá por fomentar actuaciones que contemplen el mínimo impacto, a través de capacitaciones enfocadas a la toma de decisiones oportunas y acertadas.

Facebook Comments