La mujer, de 32 años, le cortó el órgano al animal, instantes después de haberle disparado. van Der Merwe aseguró que fue el “regalo de San Valentín perfecto”, ya que su esposo pagó €1.700 (alrededor de 7,5 millones de pesos) para que ella pudiera cazar al animal de 17 años.

Sin escrúpulos, Marelize posteó en sus redes sociales había gastado dicha cantidad de dinero, para que pudiera matar a la jirafa en parque de juegos. En su publicación agregó: “¿Alguna vez te has preguntado qué tan grande es el corazón de una jirafa? ¡Estoy sobre la luna con mi gran regalo de San Valentín!”.

Como era de esperarse, muchos ambientalistas y defensores de los animales salieron a rechazar el hecho, la catalogaron de “cruel” y “sociópata”. No obstante, la mujer se defendió de las críticas y su principal argumento fue que la muerte de la jirafa, en realidad ayuda a salvar especias en vía de extinción de Sudáfrica. También, agregó que le dio trabajo a once personas.

En entrevista para el diario The Mirror, Marelize llama a los grupos de derechos de los animales “la mafia” y que no respetan diferentes perspectivas.

La pareja había planeado un viaje al centro turístico Sun City para celebrar San Valentín, pero sus planes cambiaron al surgir la oportunidad de poder dispararle al animal. “Había esperado años por este momento. Me encanta la piel y el hecho de que sea un animal tan icónico en África. Estuve como un niño durante dos semanas contando los días. Después me inundaron las emociones”, afirmó la mujer.

Publimetro

Facebook Comments