Las relaciones entre Italia y Rusia han sufrido hoy un importante revés, con un caso de espionaje sin precedentes: la detención de un oficial ruso “sorprendido de manera flagrante” en “un intercambio de información militar clasificada” con un capitán de fragata de la Marina italiana, detenido y acusado de “graves delitos relativos a la seguridad del Estado”.

La operación policial que permitió anoche la detención durante “un encuentro clandestino” en un aparcamiento de Roma ha dejado al descubierto la intensa actividad de los servicios secretos rusos en Italia, que expresó hoy a Rusia su “firme protesta” y anunció “la expulsión inmediata de los dos funcionarios rusos implicados en este gravísimo asunto”.

EFE

Facebook Comments